• Por Roamand Zucré

Navidad con los niños de “Casasistencia”

Atizapán de Zaragoza, Edomex., 23 de diciembre.-“En un lugar donde el amor todo lo puede, viven doce menores de ambos géneros…”


Este no es el comienzo de un cuento de hadas, es, sí, el inicio de una historia que habla de una realidad descarnada en nuestro país la de los niños que siendo procreados por mujeres adolescentes fueron rescatados del abandono y el maltrato por el DIF y albergues como “Casasistencia”, Institución de Asistencia Privada. Miguel Ángel, Catalina, Blas, Ricardo, Rebeca, Ángel Alberto y otros 293 nombres con sus respectivos apellidos han pasado por “Casasistencia” en el transcurso de 18 años desde su fundación en 1997, nos comenta Lorena Gómez Mandujano, encargada del área de Procuración de Fondos.


El albergue es una casona que fue remodelada hace cuatro años y se localiza en el número 10 de la callejuela Cerrada de Cholula, del municipio de Atizapán. En ese lugar 92 tías y tíos (así les llaman los pequeños a los voluntarios que les asisten) trabajan en la tarea de ofrecerles un mundo diferente al infortunio que ha marcado sus primeros años de vida.



Aunque hoy da alojamiento sólo a 12 menores, la casa hogar tiene capacidad para albergar a 50 en edades que fluctúan entre los 0 y los 6 años y se sostiene con donativos aportados por empresas tales como la Universidad del Valle de México (UVM), Universidad de Negocios, DHL, colegios Justo Sierra y Everest, Kimberley Clark, Superama, entre otras, e instituciones como el DIF nacional, Fundación para la Protección a la Niñez, Junta de Asistencia Privada del Estado de México (JAPEM) y Nacional Monte de Piedad.

Distinguido en 2013 y 2014 con el Premio Estatal al Altruismo, el albergue ha logrado en sus casi cuatro lustros de vida dar en adopción a 140 menores, de los cuales 4 se integraron a familias en el extranjero y 7 presentan capacidades diferentes.

Los niños de “Casasistencia” cuentan con servicio médico, seguro de gastos médicos mayores, confortables dormitorios y cuneros para los de edad preescolar y recién nacidos, respectivamente, así como con áreas de juego, sala de computación, comedor, cocina, lavandería, baños y un oratorio en el que se lee una versión del salmo 27.10: “Aunque mi padre y mi madre me dejaren, con todo, Dios me recogerá” y ahí se les enseña “a perdonar a sus progenitores”, dice Gómez Mandujano.

Nuestra interlocutora refiere que la casa hogar recibe del DIF para su protección y custodia a niños víctimas del abandono y maltrato, quienes más tarde pueden reincorporarse al seno familiar o darse en adopción.

Menciona historias en las que, asegura, ha triunfado el altruismo, como la de “Ponchito”, menor de dos años de edad rescatado de las manos de su abuela con una amputación post traumática de nariz por violencia intrafamiliar y adoptado para su rehabilitación plástica el 4 de marzo de 2013 por una familia gala de Quimper, poblado de 63 mil habitantes localizado en la región de la Bretaña francesa.

O el caso de la niña Ely que fue llevada a la “Casasistencia” a los dos meses de nacida con la recomendación de “cuidarla para su buen morir”, pero que hoy, a sus ocho años de edad, es una sobreviviente de la parálisis cerebral gracias a los cuidados que le procura su familia adoptiva.

La señorita Gómez señala que la gran mayoría de los menores son abandonados por sus madres adolescentes en los hospitales o en casas de familiares. El problema es grave pues datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 indican que en México los embarazos en adolescentes va en aumento al pasar, entre el 2005 y el 2012, de 30 a 37 por cada mil mujeres en esa edad.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a las 34 economías más ricas o emergentes del mundo, incluido México, informó recientemente que nuestro país es en ese bloque líder indiscutible en lo que corresponde al número de embarazos en adolescentes de entre 12 y 19 años y estima que diariamente ocurren aquí mil 252 partos de madres ubicadas en ese rango de edad.

Víctimas de esa situación son los niños no deseados sometidos al abandono, maltrato y lesiones. A esos héroes de la vida “Amantoli: arte en detalles para todo tipo de eventos” rinde homenaje y les desea: Feliz Navidad, un mejor futuro y una vida libre de sufrimientos. ¡Que vivan los niños, porque de ellos es el cielo!

2 vistas

Amantoli. Detalles inolvidables

AGENDA TU CITA 

El Reformador 1076,

Col. Prensa Nacional, 

Tlalnepantla Edo. de Méx.

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram