• Por Roamand Zucré

El estrés, nuestro compañero de viaje



¿Sabía usted que viajar en Metro y transitar por la Calzada de Tlalpan son dos de las principales causas de los altos niveles de estrés que manejan los capitalinos? ¿Habría usted imaginado, acaso, que, según el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) 54.5% de los mexicanos de siete años o más manifiesta estados de preocupación o nerviosismo y que las entidades más afectadas por estos malestares son el Distrito Federal, Veracruz, Sonora, Zacatecas y Tlaxcala?


El problema no es cosa trivial, ya que en el 2013 las autoridades capitalinas dieron a conocer que al menos 20% de los defeños (un millón 700 mil) son víctimas de algún padecimiento detonado por el estrés. El doctor Agustín Vélez Barajas, coordinador de Salud Mental de la Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal, informó que al viajar por la red del Sistema de Transporte Colectivo o transitar por la Calzada de Tlalpan los niveles de estrés de la gente se elevan.

Psiquiatría comunitaria vs estrés​


Por tal motivo las instituciones de salud de la Ciudad de México proyectan poner en marcha en esos puntos un programa de “Psiquiatría Comunitaria”, el cual tiene como fin crear un entorno urbano amable con colores y música ambiental que contribuyan a disminuir los niveles de angustia de la población. Frente a estos fenómenos psicosociales que han motivado la preocupación de los especialistas en salud mental ¿qué importancia le dan los mexicanos a su cuidado físico y emocional? ¿Cuánto están dispuestos a invertir las personas estresadas en las cada vez más necesarias terapias de relajación? El estrés (del inglés stress) en palabras simples y llanas significa agobio o angustia, estados emocionales que el sujeto experimenta cuando recibe demandas que le resultan excesivas o enfrenta entornos sociales amenazantes.

Los grandes males del siglo XXI


Estrés y preocupación son considerados los grandes males del siglo y según algunos estudios clínicos, ambos trastornos son los detonadores de este “pequeño catálogo” de enfermedades tales como: fibromialgia, hipertensión, diabetes tipo II, irritabilidad, insomnio, gastritis, dolores de cabeza y musculares, cambios de humor, ansiedad, dolor en la espalda alta y baja, así como en las articulaciones, ataques de pánico, conductas depresivas, etcétera.

De modo, pues, que no es cosa menor el hecho de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considere el estrés como la causa del 70 por ciento de las enfermedades, debido a que afecta primordialmente el sistema inmunológico.El cuadro arriba pintado refleja fielmente “el paisaje” propio de la “vida moderna” (caracterizada ésta por grandes presiones laborales, aglomeración y hacinamiento humano en las grandes urbes, amontonamiento inmobiliario, conflictividad en el tránsito por espacios públicos y preocupaciones por carencias económicas, desempleo e inseguridad) y es un coctelito que contribuye a empeorar el malestar social que afecta las relaciones familiares, laborales e interpersonales.

Masajes y aromaterapia vs estrés.


El doctor Salvador Giménez, del portal “Medicina 21”, recomienda para aliviar los altos niveles de estrés, entre otras técnicas, los masajes relajantes, mientras que el portal “Psicopedagogía.com” aconseja el uso de la llamada aromaterapia, una técnica oriental muy antigua, como complemento efectivo de los masajes relajantes y reductivos. Masajes y aromaterapia, dos técnicas ofertadas a precios accesibles dentro de los servicios que proporciona Amantoli en asociación con Merkaba, dan a la persona estresada estímulos de relajación y descanso, debido a que atacan el malestar a través del sentido del olfato y de la capacidad absorción de la piel.

Entonces, ¿por qué no invertir una pequeña cantidad en una buena sesión de masaje y aromaterapia si, de acuerdo con estadísticas del INEGI sobre los gastos en los hogares, los mexicanos erogan en promedio por persona dos mil 613 pesos anuales en la compra de refrescos, mientras la encuestadora Kantar Worldpanel indica que los hogares destinan 30% de su presupuesto a la compra de comida chatarra.

Por su parte, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) estima que en promedio los mexicanos gastan 400 pesos mensuales en cigarrillos y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de los Servicios Financieros Condusef) calcula en 20 mil millones de pesos anuales el gasto que hacen los niños mexicanos en el consumo de golosinas y comida chatarra.

¿No cree que estos hábitos de consumo deberían movernos a la reflexión cuando el estrés se ha convertido en nuestro compañero de viaje?

4 vistas

Amantoli. Detalles inolvidables

AGENDA TU CITA 

El Reformador 1076,

Col. Prensa Nacional, 

Tlalnepantla Edo. de Méx.

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram