Calaveras Marrulleras, calaveras de veras, calaveras chocarreras, calaveras justicieras...



Rosario trinquetes

La muerte con su guadaña

cargó sin consentimientos

con esta mujer malas mañas

que hizo de sus amoríos, cuentos.

Fría, huesuda, descarnada,

descansa Rosario inerte,

ya sólo le llora Ahumada

que teme seguir su suerte.

Sedatu y Sedesol, sus fuentes

del recurso mal habido,

quizás Peña y su gente

lo tenga por ahí escondido.

Vuela, vuela palomita,

párate en aquel romero,

ya murió la tal Rosario:

que en vida fue sexo y dinero.





Gaviota Aventurera

¡Ay! gaviota aventurera

ya murió tu valedor

aquél que en la Presidencia

resultó muy hablador.

Canta pajarito, canta,

párate en aquella peña

que ahí reposa don Enrique,

a quien corrupción, muerte y trafiques

le endilgan por santo y seña.

Llora gaviota, llora,

se terminó la ficción,

hoy ha llegado la hora

de cantar sin restricción:

¿quién pompó la casa blanca?

¿Peña o la corrupción?




Los Pinos

Dijo la muerte asustada:

“Yo no le llego a Los Pinos,

es una casa embrujada,

mejor sigo mi camino”.

Por ahí anduvo “La Paca"

e hizo Marta sus “oficios”,

por eso en el mausoleo

al “Peje” grita la flaca:

mejor que este edificio,

se convierta en un museo”.

Ahí no hay descanso ni ocio,

hay ahí aires cruzados,

huesos desenterrados

y el fantasma de Colosio, dicen,

anda por todos lados…






El “Peje”

La muerte arribó furiosa,

llegó desde Macuspana

quiere enterrar presurosa

a quienes roban la lana.

A la mafia del poder

le dijo con mucha muina:

“¡Ya deja de joder!,

al país tienes en ruinas”.

Respondió desde su escondite,

el muy perverso Salinas

aquí nadie te permite

que nos quites nuestras minas.

¡Ah pelón! tan desdichado

has robado y abusado

y todavía te atreves

a hacerte el damnificado.

A ti y a Slim yo les digo:

primero serán bien muertos,

antes que con sus amigos

construyan el aeropuerto.

Pajarito cantador

lleva a la mafia el mensaje:

no podrán con Obrador

tiene del pueblo el blindaje.

Doña Perpetua

Llora Elba Esther con sus hijos

que viven del presupuesto,

hoy desde el hoyo les dijo:

“no se preocupen maestros

tendrán sus plazas de fijo”.

Se acabó la tal reforma,

ya no habrá evaluación,

hoy el SNTE se transforma

¡viva la revolución!

Muerta en prisión estuvo,

por mucho tiempo guardada,

Peña Nieto la detuvo;

por MORENA, rescatada.

Morticia a su estilo espeta:

pórtate bien Gordillo,

al diablo se le respeta,

ya no andes con tanto pillo.




Chente Fox

Sin pensión de Presidente,

llora Fox en su ranchón

masculla triste Vicente:

“¡Sin dinero está cañón!”.

“Hoy, hoy, hoy, quiero mi lana”,

gritaba con gran dolor;

“mejor préstame a tu hermana”,

le reviró Obrador.

La muerte con su guadaña,

cargó con Marta y Vicente,

sabedora de sus mañas,

les cortó manos y dientes.

Hoy llevan al camposanto

un rosario de Amacuzac,

para Marta sólo el llanto,

para Chente, su Prozac.





Anaya, canallín

Viene la muerte trotando,

saltando montes y zanjas,

murió Anaya cantando,

el movimiento naranja.

Del pan hizo un bolillo,

sin lustre ni levadura,

pero llenó sus bolsillos,

con dinero de chuecuras.

La parca sin miramientos

le pidió su 10 por ciento

y soltó con galanura:

“ladrón que roba a ladrón,

no pisa la sepultura”.

Dijo la catrina enhiesta:

“canalla, canallín, pelón,

no ganaste la elección,

ya se terminó la fiesta,

nos vamos para el panteón”.




“Jelipe” Calderón

Descansa Jelipe en cripta,

de un macabro panteón,

la vigilancia es estricta,

temen un levantón.

Los “narcos” lo sentenciaron,

por ocurrente y bocón

y prestos lo incineraron,

se acabó la matazón.

Quiso combatir el crimen

con ligas y resorteras

y hoy en el cementerio gimen

millones de calaveras.

Murió el “general” Jelipe

un valentón de veras,

murió quemando sus triques

y estirando su resortera.


6 vistas

El Reformador 1076,

Col. Prensa Nacional, 

Tlalnepantla Edo. de Méx.

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono Pinterest

AGENDA TU CITA